FRASES PARA RECORDAR

Si cree usted que la educación es cara, pruebe con la ignorancia.
(Derek Curtis Bok)


lunes, 9 de marzo de 2015

GRACIAS SAGRARIO

Como bien sabéis hoy despedimos a nuestra DIRECTORA que representa como nadie los valores que pretendemos inculcar en vuestros hijos/as: SER GRANDES PERSONAS.

El claustro de maestras/o le va a echar mucho de menos, comprendemos que bien merecido tiene este descanso pero que solos nos ha dejado.

Queremos agradecer a la APYMA por su participación en este acto y su continuo trabajo en el día a día del colegio.

Aquí tenéis algunas fotos.










viernes, 27 de febrero de 2015

ESKOLA TXIKIAK


PIRRITX, PORROTX ETA MARIMOTOTS ESKOLA TXIKIEN ALDE!


¡PIRRITX, PORROTX Y MARIMOTOTS TAMBIÉN A FAVOR DE LAS ESCUELAS PEQUEÑAS!

jueves, 26 de febrero de 2015

PRIMER PREMIO DE RELATO CORTO DE ADULTOS (DÍA DE LA TOSTADA 2015)

PRIMER PREMIO DE RELATO CORTO DE ADULTOS

NAIARA SÁNCHEZ INDA


Lema: “No menosprecies al que parece más débil”

Título: DE VUELTA A LA VIDA”

Gervasio dormía plácidamente cuando alguien azotó su puerta. Su mujer se estaba levantando de la cama. Llevaba días sin pegar ojo. Tenía un presentimiento. Pero Gervasio no creía en esas majaderías. Se puso el bombacho y bajó rápido.
La cara de su hermano al abrir la puerta le auguró el peor de los presagios.
  • Es tu olivar... -dijo titubeando.- ¡Se ha quemado!
Se le paró el corazón. Fue el segundo más largo de toda su vida. Tan largo como el que padeció el día que su oncólogo le dijo que había superado el cáncer de próstata. Le costó recobrar el aliento y la cordura.
  • ¡Ya te dije yo que esta sequía no nos iba a traer nada bueno! -le echó en cara su mujer. - Te iría mejor si me hicieras caso...
Se giró devolviéndole con la mirada cada palabra envenenada que le había soltado y salió con lo puesto dejándola plantada con la palabra en la boca. Sabía que el no contestarle le dolía más que haberlo hecho. Los más de cuarenta años de matrimonio avalaban esa teoría. Los mismos años que habían oxidado su relación, igual que la lluvia lo había hecho con sus azadas y demás aparejos. Pero aún oxidados, éstos seguían siéndole más útiles que su propia mujer.

El paisaje era horroroso. Una gran nube de humo cubría los olivos y el cielo. Cuanto más se acercaban más insoportable les era respirar. Aparcaron el todoterreno al lado del de los forales.
  • Buenos días. ¿Es usted el dueño? -le preguntó un policía.
  • Sí. ¿Pero qué es lo que ha pasado? Cómo puede...
  • Estamos investigando, pero parece ser que ha sido intencionado. -Le interrumpió.- Hemos encontrado una botella de cristal con un trapo dentro. Puede ser el foco. ¿Tiene enemigos? ¿Se le ocurre alguien que quisiera hacerle daño?
Gervasio enmudeció.
  • ¿Tenía contratado algún seguro? Cuando pueda, revise sus pertenencias. La caseta que tiene está abierta. También necesitamos que nos acompañe para redactar la denuncia y tomarle declaración.
  • La caseta está siempre abierta. ¿Qué voy a tener de valor? Soy pobre... ¿Y enemigos? No entiendo nada... Lo del seguro lo sabrán mi hijo o mi mujer...

Gervasio dejó al policía hablando con su hermano y fue a inspeccionar el terreno. Entró en la caseta. Todo estaba en su lugar. La foto en blanco y negro de sus padres colgada en el marco plateado; la mesa coja de madera; las sillas rotas por el paso del tiempo y el poco cuidado de sus hijos y nietos; los viejos y sucios aperos tirados en una esquina... Algo le decía que no habían intentado robarle. También presentía que sus enemigos estaban más cerca de lo que quería aceptar.

Salió de la caseta y miró con recelo a su hermano. Parecía que se llevaba muy bien con aquel policía. ¿Estaría intentando ocultar su interés por aquellas tierras? Había tenido celos de él desde que eran unos mocetes. Cuando se enteró que Gervasio tenía cáncer, lo primero a lo que se ofreció fue a quedarse con sus olivares.
Se le estaba nublando la mente. Prefirió dar una vuelta por los olivos quemados, esperaba encontrar alguna pista que hubieran ignorado los policías. Al fin y al cabo, nadie conocía tan bien como él aquel olivar. Le costaba caminar. Se sentía derrotado por todo aquello. Paró un momento para pensar. Necesitaba reaccionar cuanto antes y centrarse en lo ocurrido. La palabra “intencionado” le golpeaba la cabeza como una maza. Al final de la hilera miró a su olivo especial. No entendía cómo siendo tan pequeño y débil se había agarrado tan fuerte a la tierra. A punto había estado de arrancarlo. Pero algo se lo impedía cada vez que quería llevar a cabo la tarea. Entonces, como por arte de magia, las nubes que cubrían el cielo dejaron entrever un rayo de sol que se dirigió al tronco del pequeño olivo. Gervasio miró entrecerrando los ojos por la inmensidad de luz. Vio lo que nunca hubiera imaginado poder ver. El tronco del olivo apenas se había quemado. Incrédulo, cerró los ojos y volvió a mirar. De repente, un escalofrió removió todo su ser y recuperó la energía que creía perdida. Se acercó, esta vez con pasos acelerados y el atisbo de esperanza que le había inundado acabo por desbordarlo del todo.
Podía recuperar sus olivos, pero aún le quedaba saber quién le había querido hacer daño.

  • ¿Reconoce este trozo de tela? Parece de una camisa... Debía estar enganchado en una rama. -preguntó el foral enseñándole un pedazo de camisa chamuscado.- No hace falta que responda rápido. Mírelo bien y piense si lo ha visto antes. Es extraño, pero esta esquina no se ha quemado. Gracias a eso se puede apreciar el color y tipo de camisa.

Gervasio no necesitó pensar. El sabor agridulce de la traición de quien tan bien conocía le hizo escupir en el suelo.

  • Perdone, ¿está bien?
  • Sí. Acabo de volver a nacer, igual que aquel olivo de mi olivar. Ha sido el único que se ha salvado. Por mucho que han intentado joderlo no han podido. Pues lo mismo me ha pasado a mí.
  • No entiendo nada.
  • Cuando ponga la denuncia lo entenderá. -Respondió recordando la camisa de cuadros que le regaló a su hermano el día que el médico le dijo que cogería olivas durante muchos años más.   

2º PREMIO (DÍA DE LA TOSTADA DE ARRÓNIZ 2015)

2º PREMIO DE CUENTO INFANTIL

IKER BARBARIN AJONA


LA RECOGIDA DE LA OLIVA


Érase una vez unos rumanos que buscaban trabajo desesperadamente cuando vieron un cartel, en el cual necesitaban gente para coger olivas en un maravilloso pueblo de Navarra llamado Arróniz. 

Estos dos rumanos llamaron por teléfono para ver en qué consistía el trabajo y hablaron con el señor que los contrató. Éstos no sabían en qué consistía coger olivas, pero Félix enseguida les enseñó el oficio para enseguida empezar a cogerlas, ya que iba a llegar el día de la tostada y tenían que estar todas terminadas para poderlas entregar en el trujal. 

Félix les metía prisa y al final terminaron a tiempo. Estuvo muy contento con los rumanos porque eran muy trabajadores y muy buena gente. Les llevó a los rumanos para que vieran cómo se entregaba la oliva en el trujal y el proceso que seguía hasta que se convertía en aceite. El responsable del trujal les ofreció trabajo para el "día de la tostada" y así conocían la fiesta que se celebra en honor al aceite. Los rumanos encantados aceptaron el trabajo.

Llegó el día de la tostada y los rumanos se quedaban boquiabiertos de la gente que acudió al pueblo y la variedad de actos y actividades que hubo para todos los participantes. Degustaron las tostadas con el aceite elaborado en el trujal y se quedaron impresionados de su labor. Los rumanos tenían que marchar a su país y regresar con las familias pero Félix les propuso que vinieran todos los años en esas fechas para trabajar con él y pasar el día de la tostada. Los rumanos aceptaron y quedaron para el año siguiente.